logo-turismos-jordania

Jameed de Jordania: ¿qué es y qué platos llevan este alimento?

El jameed, en Jordania, es uno de los alimentos más fáciles de reconocer. Son unas bolas blancas y duras, de unos 20 cm de diámetro, por lo que parecen más bien piedras y no lo que son: uno de los productos lácteos más característicos y populares de este país. En este post te contamos qué son, cómo se elaboran y en qué platos las podrás encontrar, pues están muy presentes en la gastronomía local.

Jameed: un yogur seco y duro

El jameed, que también se puede escribir yamid, es un producto lácteo muy típico de Jordania, especialmente de la ciudad de Karak, de donde provienen los jameed más codiciados del país. También se puede encontrar en otros países de la región, como Arabia Saudí y Palestina.

Su forma es de bola, de unos 20 cm, y su consistencia es muy dura. Se elabora con leche de oveja o de cabra, mediante un proceso lento que propicia la pérdida de agua y, por tanto, de humedad, para su correcta preservación incluso en ambientes no refrigerados. Ese fue, de hecho, el secreto de su popularidad entre los nómadas beduinos, que disponían de los animales de los que se extraía la leche, pero no contaban con medios para refrigerar sus alimentos.

Estas bolas de yogur se obtienen tras batir la leche y separar la grasa, algo que tradicionalmente se hace con recipientes hechos de piel de cabra, para después eliminar dicha mantequilla. Posteriormente se calienta para el desnatado, se prensa para retirar el exceso de agua, se sala, se le da su forma típica y se dejan secar al sol o a la sombra durante un día. Si se secan al sol, amarillean, y si se secan a la sombra, mantienen su característico color blanco. En todo caso, se convierte así en una gran fuente de proteínas, con un sabor intenso, de fuerte aspereza.

Cómo se come el jameed en Jordania

El jameed, en Jordania, se puede comer solo, acompañado simplemente de un té. De esta manera, se puede considerar un alimento de picoteo, sano y muy tradicional, siempre disponible, pues se puede guardar en cualquier sitio o llevar consigo en todo momento.

En cambio, el jameed también se puede incluir en otros platos. Por ejemplo, como indicamos en este post, el mensaf (considerado plato nacional de Jordania) está aderezado con este yogur seco. O en platos que Jordania tiene en común con otros países, como el fatta o fatteh.

Pero el plato en el que quizás tiene más presencia el jameed es el al rashoof. Se trata de una sopa de color blanco porque en el caldo se emplea, precisamente, este yogur seco. El resto de ingredientes que lleva esta original sopa son agua, cebolla frita, lentejas verdes y concentrado de pollo, así como bulgur, del que hablamos en este otro post. Para una presentación perfecta, la cebolla frita se añade al final y en el centro del cuenco, y a su alrededor se vierte un chorrito de salsa de menta.

Aunque el jameed es muy característico del centro-sur del país (Karak), el al-rashoof se cocina principalmente en el norte del país, como en la ciudad de As Salt. Al tratarse de una sopa, es muy consumida principalmente en invierno. En dicha temporada, no tendrás problemas en encontrar este plato si viajas por el norte, pero a buen seguro que también podrás degustarla en los restaurantes de la capital, Ammán.

Y si quieres alguna sugerencia sobre jameed o al-rashoof durante tu viaje, no dudes en pedir consejo al personal de nuestra agencia que te acompañará, o bien indícanoslo como petición para alguno de tus almuerzos o cenas.

By Syrinje – Own work, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19976884

Post relacionados

×

¡Hola!

Contacta con alguno de nuestros asesores de viajes para recibir atención comercial.

×